Главная Публикации «Личность-слово-социум» – 2006 ПСИХОЛОГИЯ ЛИТЕРАТУРЫ DOS TENDENCIAS ESTILJSTICAS CONTRARIAS DE LA LITERATURA DE BARROCO ESPANOL: CULTERANISMO Y CONCEPTISMO EL ARTE BARROCO

Сакович О. В.
Белорусский государственный экономический университет

DOS TENDENCIAS ESTILJSTICAS CONTRARIAS DE LA LITERATURA DE BARROCO ESPANOL: CULTERANISMO Y CONCEPTISMO EL ARTE BARROCO

Evolucion del arte Barroco
El siglo XVII representa un nuevo perfodo en la historia de la cultura europea, tanto en el campo de las formas artfsticas como en el del pensamiento y la moral. Desde el punto de vista literario, aparece un estilo llamado «barroco». En la realidad del arte barroco, junto al contenido de belleza que desde Petrarca ha ido heredado la poesfa europea, hay un elemento nuevo. Para expresarlo hay que recurrir a imagenes de violencia: es una sublevacion telurica, una gigantesca subida de savia vital. Hay en el arte barroco unos terribles deseos, un prurito que nunca se sacia. La tradicion de belleza, que acabamos de considerar, esta como envuelta por una amenazante tromba huracanada.

Asto que fermenta es el nuevo espfritu. Es una fuerza contraria a la tradicion renacentista, que por entonces la doblega ya aun la retuerce, pero no la logra romper.
Ese empujon que aborrasca el paisaje y las almas y que tuerce los imitados frontones y las columnas renacentistas, es el elemento positivo, nuevo, del barroquismo: no es, sin embargo, el barroquismo. El barroquismo es el choque frontal de tradicion secular y desenfrenada osadfa nueva, del tema de la languida hermosura y de los monstruosos fmpetus: el barroquismo no se explica por ninguno de estos dos elementos, sino por su choque.

Significacion del termino
En Espana, el termino barroco se aplica al movimiento artfstico y literario que surge en el siglo XVII y que se corresponde con el perfodo de la decadencia espanola. Como se sabe, este perfodo representa la tercera y ultima etapa de la llamada Epoca de Oro de la literatura espanola comprendida por los siglos
XVI y XVII.
Al tratar de hacer una interpretacion del barroco espanol es necesario tener presente la epoca en que se enmarca, llamada de «crisis nacional», iniciada en pleno siglo xVi pero que manifestara sus mas graves consecuencias en la centuria siguiente.
Como derivacion de todo lo anterior, el escritor barroco presenta una filosoffa y una actitud emocional hacia el muindo que sera esencialmente pesimista y desenganada. El hombre del siglo XVII no puede mantenerse sereno, se encuentra en un estado de desasosiego y angustia en medio de una sociedad que se derrumba.

Ubicacion historica concreta
Es cierto que desde mediados del siglo anterior surgio entre la intelectualidad un desengano de las cosas del mundo, pero no como sentimiento enfermizo, sino como regeneracion que permite al hombre prepararse para la vida eterna y encuentra su expresion literaria en la obra de los poetas mfsticos. La decadencia polftica y social del siglo XVII le imprime diferentes matices. El desengano ya no es un desprecio del mundo nacido de la voluntad del hombre con el proposito de acercarse a Dios, se trata de un desengano que brota del conocimiento de la realidad: es desilusion y desencanto. Para el hombre barroco, la vida no es un estado de transito hacia la eternidad, sino un sueno, una sombra vana, un soplo.

Connotacion ideologica
De aquf surge la melancolica resignacion, el turbador sentimiento de no poder hacer otra cosa. Se atormentaba ante el problema de si la vida es muerte o es vida, si el breve instante es realidad o engano de los sentidos.
Para el desenganado hombre del barroco la muerte es el mayor de los horrores puesto al fin de esta vida, y no un estado transitorio hacia la vida eterna.
De este sentimiento nace un tipo de poesfa caracterfstica del perfodo barroco, conocida como poesfa de ruinas, que los poetas utilizan para simbolizar el paso demoledor del tiempo.
Las caracteristicas mas sobresalientes del barroco
A continuacion senalaremos las caracterfsticas mas sobresalientes del barroco en general.
El barrco es, en primer lugar, un estilo de violentos contrastes que se pone de manifiesto en la falta de equilibrio, en el caracter de los temas y en el empleo de los medios expresivos. Los contrastes que refleja la literatura entre el hombre y la naturaleza, la vida y la muerte, lo real y lo ideal, lo monstruoso y lo bello, son reflejos de los mismos que presenta la sociedad de la epoca entre el lujo y la pobreza.
En lo literario, el cultivo del contraste se manifiesta en el enfrentamiento de contrarios, el gusto por la antftesis, la contraposicion entre lo hermoso y lo feo, lo religioso y lo sensual, lo refinido y lo vulgar, lo tragico y lo comico, lo estilizado y lo grosero, lo minusculo y lo grandioso, la luz y la sombra, las graves sentencias y los chistes procaces. El estilo barroco aspira a excitar intensamente la sinsibilidad y la inteligencia con violentos estfmulos de orden sensorial - para lo que se valen de colores brillantes, luces, sonidos, -sentimental - el terror, la compasion - o intelectual - agudezas, conceptos ingeniosos, ideas originales -. Es arte acumulativo y esencialmente expresivo, a diferencia de la serena belleza clasica de la anterior centuria.

Otro rasgo importante lo constituye la naturaleza eminentemente dinamica y retorcida del estilo barroco. Estos rasgos se encuentran en fntima relacion con la inquietud interior del hombre del siglo XVII. El mundo que ven los ojos del hombre barroco carece de estabilidad y armonfa, siempre esta cambiandose y no es posible captar el momento (surge el topico del «carpe diem»). En todo lo anterior se observa una tendencia hacia lo exagerado y desmedido. El barroquismo ama lo lobrego, lo confuso, lo monstruoso, lo laberfntico.
El escritor, sin atenerse a normas o medidas clasicas, da rienda suelta a su impulso creador y se empena en una porffa de hiperboles.
La diferenciacion de las posiciones del arte de los escritores barroquianos se nota, en particular, en su actitud hacia la lengua literaria.

Para la practica lingufstica de los escritores de barroco son caracterfsticos dos principios generales:
La lengua tiene que interpretar las funciones de repulsion de la realidad fea;
La lengua se hace mas intelectual, mas complicada.
Muy pronto en la literatura de barroco espanol se forman dos tendencias estilfsticas contrarias - cultismo (culteranismo) y conceptismo.
Culteranismo, termino forjado en el siglo XVII para designar el conjunto de rasgos que caracterizan el estilo de Gongora y de sus seguidores. Formado a partir del adjetivo «culto», probablemente, sobre el modelo de luteranismo, poseyo un caracter burlesco. La historiograffa actual emplea el termino como nombre de aquella escuela, sin intencion peyorativa, aunque esta no se excluye, normalmente, al referirse a epfgonos.

El primero que utilize este termino con la significacion que hoy le damos parece haber sido el prestigioso humanista espanol Bartolome Jimenez Paton (1569 -1640). Esta corriente se conoce tambien con el nombre de cultismo, ya que comprende la imitacion de los escritores de la antiguedad grecolatina en los temas, el lexico, la sintaxis y las metaforas mitologicas. Algunos autores han querido identificar el termino culteranismo, como con el de gongorismo, por ser Gongora el maximo representante de esa corriente. Sin embargo, segun el crftico espanol Juan Luis Alborg, el gongorismo debe ser mas bien considerado como una manifestacion particular del cultismo o culteranismo.
El culteranismo constituye la fase final de la evolucion de la poesfa renacentista, instaurada por Garcilaso de la Vega, conserva los mismos metros, los clasicos antiguos le sirven de modelo, y lo orienta, en la lfrica noble, un sentido de la belleza semejante. Pero, a lo largo del siglo XVI, la tradicion garcilasista habfa sufrido un proceso de creciente ornamentacion, hitos de la cual habfan sido Fernando de Herrera y otros poetas de Sevilla. Gongora la acentua desde sus versos mas tempranos y la lleva a extremos provocativos, que producen rechazo o adhesiones entusiastas, a partir de 1б1о.
Esta tendencia estilfstica se hizo sentir como algo novedoso y extravagante, por lo que fue, desde el inicio, objeto de grandes controversias.

Los orfgenes del culteranismo los encontramos practicamente en todas las literaturas. En el ambito de la literatura universal podemos senalar que ya en la antiguedad clasica Aristofanes, al hablar de la poesfa de Eurfpides en su obra «Las ranas» se referfa a su caracter oscuro y turbio. En el estilo hinchado de Lucano los crfticos han visto un antecedente de Gongora. Tambien cabe descubrir precedentes culteranos en la tecnica de la escuela trovadoresca y en la poesfa de Petrarca.
Dentro de la literatura nacional encontramos los siguientes antecedentes: Juan de Mena, poeta medieval, que presenta un estilo cargado de latinismos y metaforas mitologicas; la «Celestina», en la que el criado reprocha a su senor los rodeos de su lenguaje; Fernando de Herrera, que en una de sus obras invita a los poetas a escribir con una tecnica semilatina.
Resulta diffcil ofrecer una justa definicion del termino culteranismo, porque tiene que abarcar lo que hay en el de abuso de ciertos procedimientos, con la consiguiente oscuridad, y lo que hay de aportacion de nuevos valores esteticos.

En su Diccionario, la Real Academia Espanola dice que el culteranismo «consiste en no expresar con naturalidad y sencillez los conceptos, sino falsa y amaneradamente por medio de voces peregrinas, giros rebuscados y violentos y estilo oscuro y afectado».
Esta definicion esta parcializada y carece de una valoracion integral. Es cierto que en las obras del culteranismo hay pasajes muy diffciles, pero es cierto tambien que los hay de transparencia cristalina, musicalidad inigualable y de perfeccion formal casi absoluta.

Los poetas culteranos deliberadamente buscaron un publico selecto. Soto de Rojas (1584 - 1658), uno de ellos, titulo su libro «Parafso cerrado para muchos, jardines abiertos para pocos. «Otro autor senala que para que un poema pueda ser bueno debe venir escrito en un lenguaje escondido, con palabras nuevas e inaccesibles al vulgo, hasta parecer que se habla en lengua extranjera.
Para una mejor explicacion de este fenomeno senalemos los siguientes elementos, tratados de manera caracterfstica:
vocabulario,
sintaxis,
tropos y figuras,
motivos mitologicos.

El vocabulario se renueva; se modifica, a capricho, la significacion de algunas palabras. Vocablos anticuados o fuera de uso se rehabilitan. Se introducen nuevos terminos tomados fundamentalmente del latfn y en ocasiones del griego, y se forman atrevidos neologismos. Utiliza Gongora palabras comunes en una acepcion latina, aunque ello no constituye novedad: Garcilaso y Fray Luis de Leon lo han hecho. Con menor frecuencia, utiliza el acusativo griego, a traves de modelos latinos, como Ovidio, que ya han imitado otros poetas renacentistas. Emplea con cierta profusion el ablativo absoluto latinizante. Muchos de los terminos utilizados por Gongora y tenidos en su tiempo como insolitos han pasado al lenguaje familiar, por lo que esto supone un rico aporte al caudal idiomatico.

La sintaxis se revoluciona. Por medio del hiperbaton violento y de transposiciones se pretende crear una lengua nueva. Se trata de la inversion imitada del latfn, la cual conduce a resultados complicados por la falta de desinencias de caso en el espanol. Se suprimen artfculos y verbos, y se toman libertades sintacticas extraordinarias como la sustantivacion del adjetivo o del infinitivo.
Entre las diversas clases de tropos, la metafora domina bajo una forma especial. Ya sabemos que la metafora es el lenguaje propio de la poesfa. Mediante su utilizacion se elude el nombre cotidiano de las cosas, para que, al ser presentadas por un lado no habitual o menos conocido, aumente a nuestros ojos su valor estetico. Sin embargo, en toda metafora es necesaria la presencia de la semejanza entre los elementos que se comparan. Mientras el lector descubre la semejanza todo va bien, pero cuando queda oculta la relacion entre los dos objetos identificados, como pasa en la poesfa de los culteranos, la expresion se torna oscura y, por lo tanto, ininteligible, sobre todo cuando la sucesion de metaforas es interminable. Por ejemplo, en vez de decir «lloraba lagrimas como derretidos cristales» el cultista dira: lloraba cristales derretidos. Igualmente frecuentes son sus juegos de palabras.
Por ultimo, el abuso de motivos y de alusiones mitologicas dificulta grandemente la lectura de la poesfa culterana.

El culteranismo, aunque combatido por muchos, tuvo numerosos adeptos. Penetro hondamente el culteranismo en el siglo XVllI, ya convertido en juego de insustanciales retruecanos y de voces peregrinas.
CONCEPTISMO
En lo que se refiere al conceptismo, podemos decir, que es una formulacion del pensamiento mediante artificios destinados a sorprender, tanto o mas que por su contenido, por la forma ingeniosa y chocante de acunarlos. Poner en juego recursos idiomaticos muy variados, basados tanto en la forma fonica del lenguaje como en sus posibilidades semanticas. Mas que la belleza de las acunaciones, persigue que el lector admire el esfuerzo mental que las ha logrado. Tal procedimiento fue habitual, durante el siglo XV, en la poesfa de «Cancionero».

Esta corriente aparece junto con el culteranismo, y al tratar sobre su origen Menendez Pelayo se refiere al clima artfstico que reinaba en epoca en el que surge una literatura de salon, de ingenio, de antftesis, de juego de palabras y retruecanos de la que ya existfan muestras en la literatura espanola. Una de las notas mas senaladas del conceptismo es el ingenio.
Pueden calificarse de conceptistas los procedimientos formales, los artistas y las obras de cualquier epoca en que sea potente ese tipo de ideacion.
Pero con el termino Conceptismo se designa, por antonomasia, el conjunto de procedimientos formales que, desde finales del siglo XVI hasta entrado el XVII, utilizo, en prosa o en verso, en toda o en parte de su obra, un gran numero de escritores espanoles. Sin embargo, por la densidad y determinacion con que los emplean y por la importancia de sus obras, suelen ser Quevedo, Gracian y Calderon los autores topicamente considerados como conceptistas.

El conceptismo forma parte del conjunto de fenomenos que constituyen el barroco, y obedece, por tanto, a las causas sociopolfticas, religiosas y culturales determinantes de ese momento historico. La inventiva literaria espanola, cercada por los dogmas intraspasables de la Contrarreforma, se aplico de modo especial al trabajo en la expresion, que iba a producir, en ocasiones, resultados deslumbrantes. Originariamente se identificaba con concepto el esbozo, la idea, uno de los diversos puntos de vista que pueden referirse a un tema determinado.
La mayor parte de los procedimientos conceptuales no era nueva: tenfa larga vida en la tradicion retorica. Es su densidad la que los hace caracterfsticos de ese tiempo. El mas simple metodo de producir conceptos, es decir, de establecer correspondencias entre objetos, es la comparacion; pero tambien se logran mediante la alegorfa, el enigma, la antftesis, y, sobre todo, la metafora. Pero tambien la coincidencia o parecido formal de las palabras puede proporcionar relaciones inesperadas entre sus significados, como sucede con la paronomasia, el juego de palabras, el calambur, etcetera. En el apice del ingenio aparece la silepsis, dilogfa o disemia, consistente en emplear vocablos en dos o mas sentidos. Aparecen con especial abundancia en textos jocosos o satfricos, pero tambien en los de caracter grave, facilitando una prosa de breves perfodos, que tienden a lo sentencioso y apotegmatico.
Al conceptismo se ha opuesto, en la tradicion historiografica, el culteranismo de Gongora y de sus discfpulos.

En realidad, hoy se tiende a interpretar el culteranismo como la inflexion personal - y genial - que dio Gongora al conceptismo de la epoca: de hecho, sus artificios tienden a establecer las correspondencias caracterfsticas del arte verbal barroco. Y es que, en efecto, el culteranismo es, desde el punto de vista de la ideacion, una manifestacion peculiar del conceptismo. Gongora piensa mediante conceptos, aunque la exornacion formal, lograda con recursos lingufsticos y con su a veces diffcil erudicion, le confieren una personalidad singular.

Es curioso apuntar que mientras el culteranismo provoco, desde sus inicios, un violento estallido, el conceptismo casi paso inadvertido. De ahf, las diatribas que recibio uno y los desmesurados elogios el otro.
Senalemos, a continuacion, las notas fundamentales que caracteizan al escritor conceptista:
el ingenio,
la agudeza,
el humor,
la tendencia etico-docente.
La palabra ingenio es la que mas exactamente caracteriza al ascritor conceptista.
La manifestacion natural del ingenio es la agudeza. Para los conceptistas era sinonimo de pensamiento nuevo, original, penetrante, sutil, expresado tambien en forma insolita. El escritor conceptista asperara a llenar su obra de tantas ideas como de palabras, aunque algunas de estas encerrasen tres o cuatro ideas.

Los escritores conceptistas son grandes humoristas. Tienden a ver la vida a traves de un prisma deformador. La alegrfa del Renacimiento se ha convertido en desencanto, pesimismo y amargura.
El conceptista persigue, igualmente, una finalidad moral, polftica y pedagogica. No aspira solo a deleitar sino tambien a ensenar, a amonestar.
Si tenemos en cuenta el estilo conceptista es necesario senalar algunos factores que le dan especial fisonomfa. Estos factores son:
antftesis,
aconismo,
voces equfvocas o de doble sentido,
hiperbole.
Claro esta, que en sus puntos extremos tanto el cultismo como el conceptismo tiene tendencia al formalismo, pero en las obras de Gongora y Quevedo, Calderon y Tirso de Molina ambas corrientes estilfsticas han interpretado un papel positivo, enriqueciendo la maestrfa verbal de los escritores espanoles del siglo XVII de nuevos medios expresivos y ejerciendo una gran influencia sobre la literatura posterior.

tDOS TENDENCIAS ESTILISTICAS O UNA SOLA?
No es posible senalar el deslinde exacto entre culteranismo y conceptismo. Algunos pretenden apuntar que el culteranismo es un vicio de forma y el conceptismo un vicio de fondo. Aparte del error de separar el contenido de la forma, tal criterio niega los valores y aportes que ambas tendencias hicieron a la literatura. Otros, de forma superficial, han alegado que el culteranismo prefiere el verso y el conceptismo la prosa, aunque muchos culteranos escribieron en prosa y Quevedo dejo muestras del conceptismo en poesfa. Otros mas intentan diferenciar ambas tendencias senalando que el culteranismo tendrfa una finalidad casi exclusivamente estetica, mientras que el conceptismo perseguirfa una finalidad etico-docente. Pr ultimo, hay quienes pretenden fundamentar la diferencia en el aspecto topografico: el conceptismo, segun este criterio, se produce en tierras pobres y austeras de Castilla, mientras que el culteranismo florece en la opulenta region andaluza.

 

Внимание!

Внимание! Все материалы, размещенные на сайте, выпущены в печатной форме и защищены законодательством об авторском праве Республики Беларусь. Полнотекстовое использование (перепечатка) материалов сайта допускается только с согласия издателя (ЧУП "Паркус плюс"), цитирование в научных целях допускается без согласия, но при обязательном указании автора статьи и источника цитирования.


Проверить аттестат

На правах рекламы

смотреть онлайн, не мыслящих свою жизнь без новых фильмов онлайн.